¿Conoces la temperatura recomendada para cada tipo de vino?  Bodega Santa Margarita - Vino Azul - Pasion Blue

Uno de los factores más importantes a la hora de disfrutar de un vino es la temperatura del mismo, porque ya sea un vino tinto, vino blanco, rosado o uno de nuestros vino de colores  PasionWines, algunos grados por encima o por debajo de la temperatura idónea puede modificar la percepción de los aromas y sabores en el momento de disfrutarlo.

Y, ¿cómo saber cuál es la temperatura adecuada para guardar y degustar una botella de vino? En primer lugar debemos de evitar guardar el vino en habitaciones con temperaturas muy altas, pues puede ser perjudicial para el vino, por lo que un vino no debería guardarse en la cocina de la casa, donde la temperatura en ocasiones puede subir considerablemente.

Un buen lugar suelen ser los sótanos de las casas, donde se logra que el víno permanezca frío de manera natural. Otra alternativa para por guardarlos en las despensas, o cualquier otro lugar fresco de la casa donde la luz no incida directamente, no haya un exceso de temperatura y tampoco grandes oscilaciones que puedan dañar la calidad y matices del vino.

De igual forma, un frío excesivo tampoco es adecuado para su conservación, por lo que no es recomendable almacenar las botellas de vino en la nevera o frigorífico.

A continuación os vamos a detallar de forma general, las temperatura recomendadas para degustar el vino y todos sus matices. Podríamos entrar a especificar en detalle

Temperaturas recomendadas para  la degustación de vinos

TIPO DE VINOS

TEMPERATURA  RECOMENDADA

Vinos tintos jóvenes 10-12 ºC
Vinos Tintos 16-18 ºC

Vinos Blancos

6-12 ºC
Vinos Rosados 6-8 ºC
Vino Azul (vinos de colores) 6-8 ºC
Cava 5-7 ºC
Frizzante 5-7 ºC

Lógicamente cuando hace calor suelen apetecer vinos más fresquitos.. pero en cualquier caso, un vino no es un refresco, y las cualidades de cada vino se aprecian cuando se consumen a la temperatura adecuada.

Nos despedimos con último consejo, y es evitar meter el vino en el congelador para que se enfríe rápidamente (o justo lo contrario, colocarlo cerca de un punto de calor para que adquiera temperatura en corto tiempo): los cambios de temperatura bruscos pueden afectar a la estructura del vino y echar a perder una buena botella de vino.

Un truco para enfriar rápidamente una botella de vino evitando el congelador, es introducir la botella en un recipiente con agua y hielo durante unos minutos: la botella irá enfriándose sin dañar el vino.